07 - 5 modelos mentales imprescindibles

Logo

Hay infinidad de modelos mentales, pero unos cuantos son más útiles que otros para la mayoría de situaciones, algo que se explica, precisamente, gracias al primer modelo que vamos a ver.

Así que, esta semana me gustaría mostrar 5 de los modelos mentales más útiles para tener en cuenta en cualquier situación.

1. El principio de Pareto

Este es un modelo mental originario de la Economía que surgió cuando el economista italiano Wilfredo Pareto analizó la distribución de la riqueza en Italia. El resultado fue que el 20% de los italianos poseía el 80% de dicha riqueza, mientras que el 80% de población restante se repartía el 20% que quedaba.

Corría el año 1906 y, más de un siglo después, el Principio de Pareto (o principio del 80/20) no solo sigue siendo cierto, sino que es más relevante que nunca, estando más cercano al 99/1 cuando se trata de ese reparto de riqueza.

Sin embargo, la cuestión más importante es que esa asimetría se da en prácticamente todas las situaciones.

Por eso, este modelo mental tiene muchas implicaciones prácticas a la hora de afrontar problemas, tomar decisiones o analizar situaciones.

Entre ellas:

  • Es muy probable que unas pocas causas importantes sean las que mayor impacto tienen en una situación, por lo que es prioritario descubrir cuáles son y centrarse en ese «20% importante» para resolver o paliar algo.
  • El mundo y las situaciones no tienden a ser justas, sino acumulativas, especialmente cuando no actúas contra el efecto natural del Principio de Pareto. Por ejemplo, la falta de regulación con las empresas tecnológicas ha hecho que unas pocas se queden con todo, como Facebook o Google, llegando a ser más poderosas que naciones en muy poco tiempo.

2. La navaja de Occam

Toma su nombre del fraile franciscano William de Occam y su implicación práctica es que la explicación más sencilla suele ser la más probable.

Definida en términos más concretos, cuando se nos presentan diversas hipótesis que compiten para explicar una misma situación, uno debería inclinarse por la solución que realiza menos suposiciones.

Esto no es siempre así, pero suele ser lo más probable, con lo que, en caso de no tener una mayor evidencia a favor, uno debería inclinarse por la explicación menos compleja.

Cuando hay evidencia para las distintas hipótesis, todo cambia. Así, una explicación más compleja, que también tiene más evidencia a su favor, debería preferirse a la más sencilla que tiene menos evidencia que la corrobore.

Aplicar la navaja de Occam conecta íntimamente con el siguiente modelo mental.

3. El pensamiento probabilístico

Se basa en estimar, usando matemáticas y lógica, la probabilidad de que un hecho suceda. Esto es especialmente útil de cara a tomar decisiones futuras sobre situaciones inciertas.

¿Qué lotería deberíamos jugar?

La respuesta es ninguna, porque la probabilidad de que toque cualquiera de ellas es demasiado baja. No en vano, en Economía se denomina a la lotería como «el impuesto de los tontos».

Sin embargo, si hemos de jugar a una necesariamente, habría que ver cuál tiene más probabilidades de tocar y elegir esa.

¿Cómo chutar un penalty?

Este modelo mental nos diría que analizáramos probabilidades de éxito en esas situaciones, algo que se ha estudiado. De hecho, las cifras dicen que los que se tiran al centro tienen más probabilidades de acabar en gol, debido al sesgo del portero de tirarse hacia uno u otro lado, a fin de que parezca que se ha esforzado.

Sin embargo, el pensamiento probabilístico tiene un problema que se aprecia bien en este contexto futbolístico, suele ir en contra de muchos sesgos cognitivos y de nuestra naturaleza emocional.

Por eso, pocos penalties se tiran al centro, ya que da la percepción de ser un disparo tirado con poca habilidad y, si se falla, sueles quedar peor ante la grada y tus compañeros.

Recurrir al pensamiento probabilístico ayuda especialmente cuando ciertos sesgos están presentes, como el de disponibilidad. Este sesgo dice que lo que más vemos o recordamos nos va pareciendo más probable, pero no es necesariamente así.

Si no paramos de ver ganadores de lotería en la televisión o que se cometen ciertos delitos, nos parece que estos son más probables de lo que son en realidad, porque los vemos más.

Ir a los datos reales ayuda a hacerse una mejor composición de lugar y no caer en la trampa de sesgos y manipulaciones.

4. El pensamiento Bayesiano

La persona más inteligente que conozco debe tener un altar de Bayes en la entrada de su casa. Sin necesidad de meternos en las matemáticas que hay tras el famoso teorema, una de las principales implicaciones del pensamiento Bayesiano es esta:

Considerar siempre los nuevos datos o pruebas que aparezcan, a fin de corregir las probabilidades que hemos estimado en una situación.

Eso implica una flexibilidad e incluso descartar una hipótesis que ya nos hubiéramos construido (algo muy difícil en la práctica).

Si recordamos, el pensamiento Bayesiano es una característica de los superpronosticadores que aciertan más a menudo sobre el futuro.

5. La navaja de Hanlon

Esta otra navaja me parece importante porque, en la mayoría de situaciones que debamos analizar o sobre las que debamos decidir, vamos a tener que considerar un factor humano en juego.

El filo de Hanlon viene a decir que no deberíamos atribuir a la malicia lo que puede ser explicado más fácilmente por la estupidez.

Es decir, que mucha gente no es necesariamente malvada a la hora de hacer algo que nos parece increíble, siendo más probable que se deba a que ignora ciertas cosas, o a que no tiene suficiente capacidad de análisis y decisión.

En un mundo complicado como este, y cada vez más dividido en extremos, la navaja de Hanlon ayuda a evitar la paranoia y la ideología excesivas.

Del mismo modo, también nos permite recordar que todos, incluyéndonos a nosotros, cometemos errores, por muchos modelos mentales, estudios o conocimientos que estén a nuestra disposición.

La vida es compleja, desconocida y multifactorial. Por eso, incluso cuando tomamos la decisión correcta, esta puede resultar un fracaso. Este es un concepto tan fundamental, que merece un número para él solo.

Escuchar, leer, ver

Escuchado

Trent Reznor, líder de Nine Inch Nails compuso la canción Hurt en el 94, durante una época muy oscura de su vida. Seis años después, el legendario Johnny Cash hizo una versión considerada como uno de los mejores covers de la historia, si no el mejor.

Al principio, Reznor no se sintió nada a gusto, pero cuando vio el vídeo y escuchó la canción, cambió de opinión debido a la fuerza y la honestidad de la versión de Cash.

Leído

Las Cartas a Lucilio, de Séneca, componen una de las obras cumbres del estoicismo, una filosofía por la que sentía atracción desde pequeño y que ha experimentado un pequeño revival.

Un par de fragmentos de esas cartas del famoso filósofo cordobés muestran que, hace ya muchos años, nos enfrentábamos a los mismos problemas que ahora.

Los animales salvajes huyen de los peligros que pueden ver, y cuando han escapado no se preocupan más. Nosotros, en cambio, somos atormentados tanto por el pasado como por el futuro. Ciertas bendiciones que poseemos nos hacen daño, pues la memoria nos trae de vuelta la agonía del miedo, mientras que la capacidad de previsión también nos trae esa agonía prematuramente. Nadie confina su infelicidad al presente.

[…]

Pues hay mas cosas que nos asustan, Lucilio, que cosas que nos destruyen. Sufrimos más en nuestra imaginación que en la realidad.

Visto

El 21 de septiembre de 2020, falleció Ron Cobb. Aunque a muchos no les suene el nombre de este artista australiano, Cobb ha moldeado la imaginación de generaciones, siendo el creador de míticos diseños cinematográficos, como el de la nave Nostromo de Alien o el famoso Delorean de Regreso al futuro, entre muchos otros.

El diseño del Delorean de Ron Cobb

Se pueden ver más diseños en su web, que no sé cuánto tiempo permanecerá online tras su fallecimiento.

Siempre me fascina cómo una sola persona puede llegar a tocar a tantas otras con algo que crea con sus propias manos.

Hasta la semana que viene.

Firma

¿Quieres recibir el siguiente número en tu email? Apúntate

.